EL BOTÁNICO AHORA

ES VERANO EN EL JARDÍN

LUZ, COLOR Y FRESCOR

COLECCIONES SISTEMÁTICAS | PALMERAS

OASIS DE DIVERSIDAD

Las Palmáceas constituyen una familia natural muy rica y de origen antiguo. Aunque su área natural actual está restringida a los países tropicales, en el Mioceno llegaron a zonas situadas a 2000 km más al norte de su límite actual, habiéndose encontrado fósiles de estas plantas en el Labrador y sur de Siberia, aparte de en Francia y Alemania. Actualmente la representación de esta familia en Europa, de forma natural, queda restringida a sólo dos especies: Chamaerops humilis, el palmito, i Phoenix theophrasti, la palmera datilera de Creta. A ellas habría que sumar la palma canaria (Phoenix canariensis), originaria y endémica de las islas afortunadas, que le dan nombre.

Es una familia también muy rica en especies útiles como el cocotero (Cocos nucifera), la palma de aceite (Elaeis guineensis), el segú (Metroxylon sagu), la palmera datilera (Phoenix dactylifera) o la rafia (Raphia spp.).

La colección del Botànic se originó en el s. XIX y actualmente es una de las más completas e interesantes de Europa. Repartidas por todo el Jardín, crecen al aire libre más de 120 especies formando un conjunto de gran valor ornamental de inconfundible silueta. La palmera más especial del Jardín es una datilera que cuenta con más de 35 brazos. Esta característica que la hace singular recuerda a una carcasa de fuegos artificiales, es por eso que se la conoce como la Carcassa.